El Ayuntamiento de Utrera reduce el pago medio a proveedores a su mínimo histórico

El Ayuntamiento de Utrera mejoró en el último trimestre del año pasado el plazo medio de pago a proveedores, que en su mayoría son autónomos y pequeñas empresas, hasta situarlo en 23 días. 

José María Villalobos ha declarado que “son datos muy buenos, ya que hemos conseguido unos niveles que pocos ayuntamientos pueden decir. Esto significa seguridad. Los proveedores nos tienen como clientes preferentes porque son conscientes de nuestra seriedad ante el pago. Por lo tanto esto hace que se mueva la economía, que se creen más puestos de trabajos y se puedan hacer más inversiones en Utrera“. Así, reducir el tiempo medio de pago “se convierte en un apoyo a los proveedores, en su gran mayoría pequeños comercios y empresas de Utrera, ya que pueden disponer de su dinero en un menor tiempo”. En ese sentido Villalobos aclara que “sin esta seriedad no podríamos afrontar el Plan de Impulso Económico, con un plan de obra pública superior a los diez millones de euros, que estamos ejecutando en este momento y que va hacer que se hagan muchas contrataciones, baje el desempleo y suba el consumo”. 
La ley 11/2013, de 26 de julio, de Mediadas de apoyo al emprendedor y de estimulo del crecimiento y de la creación de empleo especifica que “el plazo de pago será de treinta días después de la fecha en que tiene lugar la aceptación o verificación de los bienes o servicios”.
 
El Ayuntamiento de Utrera tardó en pagar a sus proveedores en el último trimestre del año pasado una media de 23 días, según los datos ofrecidos por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Se trata del menor plazo de pago desde que se implantó este índice de medición en 2014, tras la unificación del método de cálculo del plazo medio de pago a proveedores de las administraciones públicas. Cuando el actual equipo de gobierno tomó posesión en junio de 2015 el periodo medio de pago a proveedores se situaba en 44,27 días, por lo tanto se ha reducido en casi un 100% desde entonces. 
 
El alcalde José María Villalobos ha comentado que “gracias a la reordenación de los servicios económicos del ayuntamiento que iniciamos en 2015 hemos conseguido ser más eficientes, recaudar más y gestionar mejor”. En ese sentido, ha recordado que “mantener unas cuentas equilibradas y saneadas no solo nos permite pagar en tiempo a los proveedores municipales, sino que también ha sido posible la amortización continuada de la deuda”. La menor deuda ha permitido la cancelación de préstamos hipotecarios y una bajada sustancial de los intereses financieros (un 85% menos en 2017). 
 
El alcalde ha querido destacar la importancia que tuvo la cesión al OPAEF la gestión tributaria y catastral. “Así, conseguimos liberar recursos que hemos destinado en su mayor parte al refuerzo de los servicios económicos”. 
 
Por último, Villalobos ha añadido que “hemos demostrado que el trabajo de este equipo de gobierno da sus frutos, la gestión está ahí y vamos a seguir mejorando los servicios económicos del ayuntamiento ya que así podremos ofrecer mejores servicios a la ciudadanía y responder mejor antes sus quejas, reclamaciones y sugerencias”.

También te puede interesar...