El Gobierno Municipal muestra su preocupación por el estado del casco histórico y anuncia una próxima revisión del plan especial

José María Villalobos: el año que viene vamos a empezar los trámites para la revisión del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Utrera y adaptarlo a la realidad social, económica y urbana.

El casco histórico de Utrera se está despoblando poco a poco con las consiguientes consecuencias negativas. Basta darse una vuelta por algunas calles y descubrir casas sin habitar, muchas de ellas derruidas o en un estado muy precario.

Esta situación provoca una situación de inseguridad en la
s viviendas colindantes y, en el peor de los casos, en los viandantes. Como ejemplo la casa situada en la calle Doctor Pastor cuyo estado ha provocado el inmediato corte de la calle por el riesgo inminente de desprendimiento que sufre dicho inmueble.

Uno de los causantes de esta situación es el Plan Especial de Casco Histórico aprobado el pasado año 2009. En ese sentido, el delegado de Urbanismo y Patrimonio Víctor Sánchez ha declarado que “ese instrumento, si no se pondera con la realidad social y económica de nuestra ciudad, provoca que las condiciones exigidas para la conservación y protección de los elementos patrimoniales relevantes sean en la práctica irrealizables, haciendo inviable económicamente cualquier actuación de rehabilitación acorde. Es decir, se convierte en un importante obstáculo para conseguir su inicial objetivo, llegando a provocar el efecto contrario al pretendido“.

Así, el delegado del ramo ha advertido algunas de las carencias que sufre dicho plan aprobado por el anterior equipo de gobierno. “Excesiva rigurosidad de las normas edificatorias que definen la protección de los inmuebles, valoración inadecuada de elementos de protección, exceso en la delimitación del conjunto histórico, contemplación de actuaciones en los espacios urbanos catalogados completamente ajenos a la realidad de la trama urbana, carencia en el análisis y propuesta de los medios de financiación planteados para el desarrollo de estas actuaciones, etc“, son algunas de las carencias que ha enumerado Sánchez.

Asimismo, Sánchez ha informado que en la última sesión de la Comisión Local de Patrimonio Histórico se adoptó “un acuerdo en virtud del cual determinadas obras menores como puede ser la sustitución de azulejos de un cuarto de baño no deberán obtener resolución favorable de la comisión; sino que se tramitará con un informe de los técnicos, evitando así el retraso que supone el paso por la comisión en el trámite de la concesión de la licencia“.

Por último, el alcalde José María Villalobos ha declarado que ya se “está finalizando una modificación puntual del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Utrera, como adelanto previo de la futura revisión cuyo efecto será solucionar determinados aspectos para alcanzar el objetivo final que es adaptarlo a la realidad social, económica y urbana

Para concluir, el alcalde ha querido poner el énfasis en “los centros históricos de todo el mundo están sufriendo una progresiva degradación, cada vez más son las personas que prefieren vivir a las afueras que en el centro de las ciudades. Ese fenómeno ocurre tanto en España como en el resto de países europeos. Contra eso no podemos luchar”. “Sin embargo, no podemos poner trabas para el que quiera seguir viviendo, o abrir un negocio, en el casco histórico. Porque, lo que en teoría es un instrumento de protección y conservación, se convierte en todo lo contrario, torpedeando constantemente la vida en el centro de Utrera”.

También te puede interesar...