José María Villalobos visita la restauración de la Puerta del Sol de la Iglesia de Santa María

El pasado 16 de marzo comenzaron los trabajos de consolidación y restauración de la Portada del Sol de la Iglesia Santa María de la Mesa. Dicha restauración se contemplaba dentro del convenio de colaboración firmado con el Ayuntamiento de Utrera.

El convenio subscribe la “cooperación entre las partes que intervienen para acometer pequeñas actuaciones de restauración en el mencionado templo de Santa María de la Mesa, así como garantizar la apertura al público, mostrar y difundir los valores culturales y artístico del edificio”. La cooperación consiste en un subvención de 30.000 euros que recibe la Parroquia de Santa María de la Mesa para la restauración de la fachada de la Puerta del Sol. La misma cantidad será la que se va a destinar este año para Santiago.

José María Villalobos dijo sentirse “impresionado por la espectacularidad de lo que se está descubriendo en la Puerta del Perdón, nuestro patrimonio tiene un valor incalculable y tenemos la obligación de conservarlo”. Es por eso que asegura que está “muy satisfecho por haber dado el paso adelante y tomar la decisión de haber financiado la obra de restauración”.

Dada las características e importancia de los inmuebles sobre lo que se actúan, que gozan de la máxima protección patrimonial, obliga a cumplir con las todas las exigencias que marca la legislación. Es por eso que además de la redacción de los proyectos de rehabilitación que han sido aprobados en la Comisión Provincial del Patrimonio Histórico de la Delegación Territorial de Cultura en Sevilla, se han creado también unas comisiones mixtas entre la iglesia y la administración para el seguimiento de los trabajos.

Las actuaciones consisten en recuperar la solidez de la fachada, corregir los desperfectos y solventar los peligros de desprendimientos así como restituir algunos de los elementos originales perdidos de esta portada neoclásica, obra del arquitecto José Echamorro en los primeros años del siglo XIX. En estos momentos ya es posible divisar cómo ha cambiado el aspecto de la fachada, al eliminar la antiestética envoltura de cal de la que se encontraba revestida, que desvirtúaba, ocultaba y afeaba la misma.

También te puede interesar...